Cocina solar, la forma ecológica de cocinar sin electricidad
Cada vez mas personas se lanzan a cocinar con los rayos del sol. Las cocinas solares pueden cocinar cualquier tipo de alimento, solo invirtiendo un poco más de tiempo. Para los amantes de la historia decir que, la cocina solar fue inventada por un naturista suizo llamado Horace de Saussure, en 1767.

15 noviembre, 2023

cocina solar eergía solar

¿Cómo funciona una cocina solar?

La cocina solar se realiza mediante los rayos UV del sol.

Una cocina solar deja entrar los rayos de luz UV y luego los convierte en rayos de luz infrarroja que no pueden escapar. La radiación infrarroja tiene la energía para hacer que las moléculas de agua, grasa y proteínas de los alimentos vibren vigorosamente y se calienten.

Cocina solar, como funciona
Imagen: alejomiranda – Depositphotos.

 

No es el calor del sol el que cocina los alimentos, ni tampoco la temperatura ambiente exterior, aunque ésta puede afectar en cierta medida al ritmo o al tiempo de cocción, sino que son los rayos solares los que se convierten en energía calorífica que cocinan los alimentos; y esta energía calorífica es retenida por la olla y los alimentos mediante una cubierta o tapa.

Esto ocurre de la misma manera que un invernadero retiene el calor o un coche con las ventanas subidas. Una cocina solar eficaz usará la energía del sol para calentar un recipiente de cocción y retendrá eficazmente la energía (calor) para lograr la máxima eficacia en la cocción.

Para obtener la máxima eficiencia es necesario «seguir» el sol, o en otras palabras, ajustar tu cocina solar de manera que esté directamente hacia el sol para poder concentrar y absorber mejor los rayos solares.

Esto no significa que tengas que estar continuamente al lado de la cocina solar durante todo el periodo de cocción. Pero puede significar ajustar el ángulo y la dirección de vez en cuando o cada período determinado, como cada una o dos horas.

Cuanto más directos sean los rayos del sol hacia los alimentos y la olla, mayor será la capacidad de energía (calor) de los rayos solares convertidos.

Los resultados de cocción ideales cuando se usa una cocina solar se producen cuando el sol es brillante y no se ve obstaculizado por las nubes, las sombras, etc.

También se puede cocinar en días en los que las nubes son altas y escasas, pero esto puede ralentizar un poco las cosas, y sería prudente empezar un poco antes de lo habitual.

La cocina solar lenta y moderada, como el guiso, el chili, las verduras, etc., funcionará bien bajo cielos poco brillantes si se deja más tiempo.

Por otro lado, la cocción tardará más tiempo y las temperaturas no serán tan óptimas como podrían ser, por lo que los resultados de los productos horneados serán dispares.

 

Cómo funcionan las diferentes partes de una cocina solar.

 

En la mayoría de las cocinas solares hay tres componentes principales, o se podría decir que tres principios principales para una cocina solar eficaz, estos son:

  • Concentración (reflexión o reflectancia).
  • Absorción (capacidad de atraer o mantener el calor.
  • Retención (medios o capacidad de retener el calor).

La concentración de los rayos del sol se lleva a cabo en la mayoría de los casos mediante paneles reflectantes, pétalos y superficies de este tipo que pueden «enfocar» o concentrar los rayos de luz (UV) en un punto o concentración. Estos paneles reflectantes suelen estar hechos de materiales que son brillantes y reflectantes debido a la sustancia utilizada en su fabricación, como la plata, el cromo y el aluminio. Sin un medio para concentrar los rayos del sol puede tardar más tiempo en calentar los objetos o las superficies, por lo que la mayoría de las cocinas solares se construyen con paneles reflectantes para acelerar el proceso de acumulación de calor.

La absorción de la energía solar (calor) en la cocina solar se consigue mejor cuando una superficie es de color oscuro, por lo que los interiores de los hornos solares más comunes suelen ser de color negro, al igual que el color de los utensilios utilizados para cocinar los alimentos.

Los colores oscuros absorben el calor, mientras que los colores claros no absorben bien el calor. Y algunos colores pueden reflejar la energía del sol, como el plateado, por ejemplo. En general, los mejores utensilios de cocina para cocinar con energía solar son los oscuros y finos, porque absorben bien el calor (la energía) y, al ser finos, pueden transferir el calor más rápida y uniformemente a los alimentos.

Si una cocina solar no está bien aislada y no tiene una tapa, entonces todo el calor concentrado (energía) y todo el calor absorbido se disipará rápidamente en el aire y se perderá en el entorno. Una cocina solar debe tener los medios para «atrapar» o retener el calor concentrado permitiendo que se acumule y se «acumule» hasta niveles suficientemente altos como para poder cocinar eficazmente.

Un cuarto principio, aunque no es vital en todas las formas de cocina solar (la cocina parabólica es una de ellas) es: la transparencia de sus materiales retentivos, o en otras palabras, su tapa en un horno solar o su recinto alrededor de su olla/sartén en una cocina de panel solar tiene que ser capaz de permitir que los rayos del sol penetren en el interior hasta donde se encuentran los alimentos/recipientes de cocción. Esta capacidad de penetración de los rayos del sol se consigue normalmente utilizando cristal transparente o cubiertas de plástico en la tapa/puerta/cerramiento de la cocina solar, que a su vez actúa como inhibidor, atrapando también el calor.

 

Ventajas de la cocina solar.

 

  • Muy fácil de usar, aunque necesitan su periodo de adaptación.
  • Sin contaminación, es el medio más ecológico de cocinar.
  • No necesitan ningún tipo de combustible para su funcionamiento.
  • Aprovecha al máximo la energía limpia del sol.
  • Te puedes construir la tuya propia, en modelos básicos es bastante sencillo.
  • Los materiales para su construcción son muy comunes y económicos.
  • Suelen ser bastante limpias.
  • Es una buena solución para personas con pocos recursos, ahorra dinero.
  • También podemos usarla para potabilizar agua (la pasteurización tiene lugar a los 65º C en solo 20 minutos), descongelar alimentos, hervir agua, derretir cera para velas, envasado de frutas, fabricar papel o jabón y muchos más.

También tienen algunos inconvenientes entre los que podemos destacar su lentitud y su dependencia del sol, es decir, para cocinar necesitaremos sol, que no quiere decir calor. Se puede cocinar en días fríos pero con sol. Teniendo una temperatura exterior de 1 °C, dentro del horno se pueden superar los 87 °C. Funciona solo con 20 minutos de sol por hora.

 

Comparación del tiempo de cocción entre un horno solar y un horno de gas o eléctrica convencional:

 

Equivalencia temperatura de cocción
Minutos clásica (200ºC) Minutos solar (150ºC)
10 30
20 60
30 90
40 120
50 150
60 180
70 210
80 240
90 270
100 300
110 330
120 360

 

Cocina solar ¿Mejor momento?

 

Ya sea que estés cocinando con energía solar en el verano o en el invierno… en el desierto, en el patio trasero o en la playa; en ciertas épocas del año la cocina solar puede ser un poco complicada.

Aunque es posible cocinar durante todo el año en muchos lugares del mundo, en otras partes del mundo se hace con algunas limitaciones durante el otoño, el invierno y principios de la primavera cuando el sol está más bajo en el horizonte y la intensidad de los rayos UV no son tan potentes.

De forma general, la ventana de tiempo ideal para cocinar es más corta en otoño y primavera y especialmente en invierno.

Hay lugares en los que no siempre es fácil cocinar usando la energía del sol debido al clima, lugares en los que hay una nubosidad superior a la media, precipitaciones y niebla.

Además de las condiciones meteorológicas adversas, el principal factor determinante será la hora del día más adecuada para cocinar con eficacia. Las mejores horas para cocinar se encuentran entre las 11:00 am y las 3:00 pm; debido a la posición del sol más directamente sobre la cabeza durante el día, irradiando así mayores rayos UV a través de la atmósfera terrestre. Siempre que sea posible, debe planificar tus actividades culinarias en torno a estas horas.

En verano tendrás la ventaja añadida de un tiempo extra, cuando la trayectoria del sol es más alta y directa, en el que podrá aprovechar al menos un par de horas más antes y después de la ventana ideal.

Las temperaturas de cocción suelen ser más elevadas en las horas de mayor insolación y, por tanto, deben aprovecharse para hornear artículos como sus panes, pasteles y otros productos horneados. Los artículos de cocción lenta, como los guisos, el chili y las sopas, etc., pueden hervir a temperaturas más bajas durante todo el tiempo de cocción.

 

Tipos de cocinas solares.

 

Aunque existen muchos tipos y variantes, ya que muchas personan fabrican sus propias cocinas con los materiales y formas mas diversas que podamos imaginar, normalmente se distinguen dos tipos de cocinas solares:

 

Cocina solar parabólica de concentración.

 

Prácticamente igual que una antena parabolica de las que vemos en los edificios. Esta recubierta por dentro por material reflectante que concentra todo el calor en un punto llamado foco, lugar donde se pone la olla de cocción. Es la propiedad fundamental en que se basan todos los ingenios parabólicos. El calor generado puede superar los 300ºC. Aumentan de temperatura muy rápido y sirven tanto para freír como para cocer.

Horno solar.

Es una caja cerrada con una tapa transparente. Cocina por el calor concentrado dentro del cajón, «efecto invernadero«. Este efecto permite aumentar el calor dentro del horno. Son un poco más lentos que las cocinas solares parabólicas. La temperatura puede llegar a los 120 º C.

Horno solar

 

Cocina solar de panel.

Usa paneles reflectantes para concentrar la luz solar en una olla. Funciona mejor en climas tropicales o en los meses más cálidos, cuando el viento y la pérdida de calor no son un problema. Una cocina de paneles de cartón aluminizado de bajo coste puede calentar los alimentos hasta 120ºC. Eso es suficiente para cocinar.

El papel de aluminio funcionará durante un par de semanas, pero después el aluminio se oxida y se vuelve oscuro. El diseño de la imagen está hecho de aluminio pulido y puede calentar los alimentos a 175ºC en un día soleado y cálido.

 

Cómo construir una cocina solar casera.

 

 

Este excelente material educativo, nos enseña como podemos construir paso a paso y con materiales reciclados una cocina de alta eficiencia como es la solar parabólica.

Consejos para cocinar con el sol.

 

No es difícil dominar el arte de la cocina solar. Muchas de las mismas habilidades para la cocina tradicional te servirán aplicadas y adaptadas a la cocinar solar.

Los dos factores que más influirán serán probablemente el tiempo que se tarda en cocinar así como eficacia en la preparación y el poner de los ingredientes juntos.

Las limitaciones de tiempo vendrán determinadas por la época del año, la hora del día y también las horas disponibles para cocinar con mayor eficacia.

Es cierto que algunas personas tendrán más dificultades para cocinar debido a los horarios de casa y del trabajo, y eso está bien, y no debería reemplazar la cocina por su nueva fuente de aprovechamiento de la energía del sol. Considera las oportunidades que tienes para cocinar con energía solar como períodos únicos de aprendizaje, experimentación y disfrute. Llegará el momento en que encontrará más oportunidades para utilizar su cocina solar cada vez con más frecuencia.

Incluso cuando se cocina por medios convencionales, se ahorra mucho tiempo y esfuerzo cuando se reducen los pasos que consumen tiempo y las carreras innecesarias al preparar las comidas.

  • Decide tus menús con antelación: planifique tu semana y, en particular, las comidas que prepararás y cocinarás en una cocina solar.
  • Prepare la mayor parte de los ingredientes con antelación e incluso el día anterior para poder disponer de ellos cuando los vayas a usar.
  • Precalienta la cocina solar una o dos horas antes de tener que usarla.
  • Dado que el tiempo necesario para la cocina solar puede ser mayor, dependiendo del plato, puedes realizar otras tareas y quehaceres en torno a los pasos de preparación de la comida.
  • Usa un temporizador para la preparación de los alimentos y el tiempo de cocción con el fin de ser más eficiente y mantener el horario.
  • Usa un termómetro para alimentos si no estás seguro de las temperaturas para una correcta seguridad alimentaria.
  • Calienta previamente la cocina y las sartenes en función de los alimentos que vayas a cocinar.
  • Si el tiempo es un factor importante, considera la posibilidad de cocinar tus platos por fases, incluso durante dos días, refrigerando los ingredientes hasta la etapa final de cocción.
  • El tamaño y la cantidad de alimentos pueden afectar al tiempo de cocción. No llenes las ollas más de dos tercios y corta las porciones de comida en trozos lo más pequeños posible.
  • Si no puede encontrar ollas y sartenes negras u oscuras para usar en su cocina solar, puedes cocinar sus alimentos en tarros. Los tarros de conserva son preferibles porque están diseñados para soportar alta presión y calor. Los tarros transparentes normales se pueden usar si no los cierras con demasiada fuerza para disminuir la posibilidad de que exploten. Puedes pintarlos de negro para que absorban mejor el calor.
  • Para una mayor conductividad del calor, usa recipientes de cocción finos y poco profundos, de aluminio o acero (preferiblemente con tapa) y no los sobrecargues.

 

Noticia completa aquí

 

Continuar leyendo:

Energía limpia como el arma más poderosa contra el cambio climático, según científicos del MIT

Guía completa para instalar energía solar en Argentina

Argentina incorpora al usuario–generador comunitario en marco de generación distribuida

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No te enviaremos spam

Te puede interesar…

Así calcula Tesla la autonomía de sus coches eléctricos

Así calcula Tesla la autonomía de sus coches eléctricos

La autonomía, es decir, el número de kilómetros que un coche eléctrico puede recorrer con cada recarga es uno de los parámetros fundamentales a la hora de analizar un enchufable. El dato oficial que aportan los fabricantes se obtiene a partir de una serie de pruebas oficiales que varían en función del mercado al que vayan dirigidos